Primer banco especializado en inversión.

Gestión patrimonial, mercados de capitales y servicios de inversión.

Vive la pasión de los mercados

No veamos aisladamente al tipo de cambio, revisemos sus comparable, las acciones y los bonos


Sebastian Documet Elaluf
(Gerente General)

06 may 2021

El indicador que todo peruano sigue y que los medios siempre mencionan desde que tengo uso de razón es el tipo de cambio. Efectivamente si estas en el mundo de las inversiones o en el sector financiero te puede haber pasado que un familiar o amigo te suele preguntar si es buen momento para comprar o vender dólares. ¿Por qué tanto foco en esta variable? Más allá del recuerdo del dólar subiendo durante la década de los 80s mientras la economía caía en un espiral inflacionario sin precedente, hay que tener en cuenta que la economía peruana sigue teniendo un nivel importante de dolarización (20% de los créditos) o inclusive podemos encontrar en el día a día que ciertas transacciones usan el dólar, por ejemplo los alquileres. Luego, en el mundo de las inversiones y a pesar de la repatriación de capitales vista hace unos años, es normal que los inversionistas tenga un interés por mantener una porción de sus ahorros en el exterior y por tanto en moneda extranjera principalmente para controlar el riesgo político. Justamente ahora estamos viendo que la llamada ?izquierda extrema? liderada por Pedro Castillo se acerca al poder y es inevitablemente pensar en Abril del 2011 cuando Ollanta Humala ganó la primera vuelta contra Keiko Fujimori.

En la medida que se acercaba esa primera vuelta en 2011 el tipo de cambio fue subiendo desde 2.77 hasta alcanzar el 2.83 lo que implicó una depreciación del sol del 2.3%. Un movimiento importante porque agarró de sorpresa al sol que venía en una senda de apreciación, sin embargo este exabrupto fue rápidamente fue revertido en le medida que el discurso de Humala se fue moderando. Ahora la situación es diferente. Hay una crisis política que se viene cocinando desde el 2018, año en que el presidente Pedro Pablo Kuczynski fue vacado y una seguidilla de pugnas en el gobierno hasta la salida de Martin Vizcarra. Cualquiera podría pensar que esta es la única razón por la que el tipo de cambio se ha estado depreciando desde ese entonces, pero en realidad tanto el sol como el resto de monedas de la región se estuvieron depreciando hasta mediados del 2020, fecha en la que el sol se desacopla de la tendencia de sus comparables y continua depreciándose producto del empeoramiento de las tensiones políticas. La importante es no seguir al sol de forma aislada sino en términos relativos a las monedas de países vecinos como el peso colombiano, el mexicano y el chileno.

El dólar es sumamente líquido y por tanto refleja rápidamente la información que sale al mercado y las expectativas de los agentes, entonces ante la incertidumbre es de esperarse una mayor volatilidad en esta variable. Es así que arrancando el 2021 los temores por el resultado de las elecciones llevaron al tipo de cambio a alcanzar el nivel más alto de la historia por encima del 3.75 lo que implicaba una depreciación del 4.3% desde inicio del año. Este riesgo era representado por Yonhy Lescano que iba primero pero en la medida que este empezó a perder fuerza, el cambio retrocedió en un movimiento sumamente brusco hasta 3.60. Faltando poco para las elecciones se conoció que Castillo venía subiendo y el cambio saltó tan solo a 3.63 (menos de 1% de depreciación desde el mínimo del año). Las expectativas de Fujimori venciendo en segunda vuelta pesaron más. Sin embargo, el riesgo a ojos del mercado sigue latente y el cambio ha vuelto a estar por encima del 3.80. Unas idas y venidas del tipo de cambio sin precedente.

Sin embargo, el tipo de cambio no es la única variable que debemos seguir. También tenemos a los índices de acciones que a inicios del 2021 mientras en sol se depreciaba, estos venían recuperándose en la medida que la economía volvía a abrirse e inclusive se habían superado los niveles pre-covid por la recuperación de los precios de los minerales impulsados por la economía china, escenario que situaba a Perú como el país líder de la recuperación económica de Latinoamérica ante los ojos de organismos como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial. El Índice General de la BVL llego a los 23,300 puntos desde los 20,700 puntos que fueron los niveles antes de la crisis. La principal diferencia entre el tipo de cambio y los índices de acciones es que podemos entender de qué sector de la economía viene el movimiento que observamos, por ejemplo las acciones mineras durante el inicio de este año o que los bancos no andaban tan bien en un contexto de tasas bajas. Seguir las acciones no sirve solo para entender de una forma más integral la situación del país, dar opiniones informadas o estar armados para diferenciar entre lo que es cierto y lo que no, sino también para manejar mejor nuestras finanzas. Por ejemplo, comprar acciones podría haber sido una buena idea a inicios del año. A pesar de la reciente caída de la bolsa peruana ante la reaparición de los temores por el resultado de la segunda vuelta, hay mineras que se mantienen en positivo en lo que va del año.

Otra variable que se debe seguir es la tasa de los bonos soberanos en soles, en especial el riesgo país que está implícito en ellas. El riesgo país es cuánto más rentabilidad tiene que ofrecer un bono peruano al inversionista por encima de lo que ofrece un bono del tesoro americano para compensar por ese mayor riesgo que implica Perú en términos relativos a Estados Unidos. Si la tasa de nuestros bonos suben y la tasa de los tesoros americanos se mantienen, entonces Perú representa un mayor riesgo y como es de conocimiento de todos, a mayor riesgo, mayor debe ser la rentabilidad exigida. Al igual que las acciones, los bonos no solo son un indicador para tener una mejor sensación de la economía, también se pueden comprar y obtener rentabilidades con ellos. Por ejemplo, solo en precio un soberano al 2029 subió 12% durante el 2020. Hay que resaltar que nuestro mercado de soberanos es más líquido que el de acciones y por tanto pueden adelantarse. Además, las acciones no son un indicador limpio del riesgo del país porque lo combinan con el riesgo de las empresas en si o del sector en el que estas se encuentran. El arranque del 2021 ejemplifica esta divergencia con acciones subiendo por el sector minero y bonos retrocediendo por el mayor riesgo país. De esta manera a la fecha los bonos soberanos en soles son de lejos los instrumentos peruanos más golpeados. El soberano al 2029 este año borro toda la ganancia en precio que obtuvieron el año pasado. Está de hecho bastante por debajo del nivel inicial del año.

En resumidas cuentas el tipo de cambio es un buen indicador y es natural que tenga tanta atención pero hay que ponerlo en contexto con el resto de la región, pensar en el como un reflejo de las expectativas a futuro de los agentes y darle más atención a los mercados de valores como las acciones que reflejan movimientos sectoriales interesantes y explotables y a las tasas que si bien son algo más complejas porque condensan todo impactan en nuestra vida por ejemplo en el costo de los créditos a largo plazo, pero también presentan oportunidades interesantes de inversión.


INFORMACIÓN LEGAL

El presente artículo de opinión no presta asesoramiento financiero personalizado. Ha sido elaborado con independencia de las circunstancias y objetivos financieros particulares de las personas que lo reciben. El inversor que tenga acceso al presente artículo de opinión debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstos no han sido tomados en cuenta para la elaboración del presente artículo de opinión, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario.

Ver más...

Compartir en:

Suscribirse

Registra tus datos y te mantendremos actualizado vía E-Mail.

He leído y acepto las condiciones legales


Solicitar asesoría personal