Primer banco especializado en inversión.

Gestión patrimonial, mercados de capitales y servicios de inversión.

Vive la pasión de los mercados

Potencial desarrollo de las principales públicas estadounidenses post elecciones


Cesar Romero Manchego
(Jefe De Research)

21 oct 2020

Encuestas de opinión públicas, modelos de predicción y métodos estadísticos usados por las plataformas de noticias muestran que la victoria de Biden es casi inminente, incluso obteniendo el control de la Cámara y el Senado junto con la Casa Blanca el 3 de noviembre. Evaluaremos las políticas que se derivarán de su victoria con o sin el Senado de su lado, así como resaltar la importancia de que ambos estén dirigidos hacia un mismo rumbo.

Para empezar, de acuerdo al programa fiscal propuesto en la campaña de Biden se encontró que el impulso económico (por el Covid-19) compensaría los efectos negativos de los aumentos en los impuestos, particularmente dado que el aumento en los ingresos fiscales se destinará a financiar nuevo gasto. Este estímulo fiscal a la luz del desacuerdo entre la Cámara perteneciente a los demócratas y el Senado de los republicanos demuestra que no todas las medidas fiscales podrán llevarse a cabo si es que los demócratas no se hacen de las dos Cámaras del Congreso. Únicamente se aprobarían préstamos a las pequeñas empresas, dado que cuentan con apoyo bipartidista, un paquete fiscal en este caso no sería probable para lo que resta del año.

Para tomar el Senado se necesita una mayoría de 60 escaños de los 100 totales. Sin embargo, el próximo año se votará para reducir el obstruccionismo legislativo, lo que llevaría a que las decisiones las tome una mayoría simple de los escaños, 51 del total, una mejor posición para los demócratas que llevan la ventaja. Si se llega a quitar dicho obstruccionismo se espera que los demócratas aumenten más el gasto discrecional y se dedicaría una mayor proporción a programas que no son de defensa, estos serían un nuevo programa de infraestructura o la opción pública del seguro médico (medicare).

En caso los demócratas barran en las elecciones y obtengan los tres aparatos pasarán al menos tres leyes importantes con implicaciones macroeconómicas sustanciales. La primera es el llamado estímulo fiscal para el Covid-19, que equivaldrá a $2.5 billones (12% del PBI) y se concentrará en el 2021. El segundo sería un paquete de infraestructura, para el cual Biden está destinando, según su propuesta, $2 billones para infraestructura y gastos relacionados con el clima. Se sumarían en este total incentivos fiscales para la energía renovable y otros proyectos relacionados. El tercer proyecto de ley sería de "reconciliación" más amplio que brinde beneficios con respecto a la atención médica, se espera que se amplíe la elegibilidad para los subsidios de primas de seguro médico y se haga más sustanciosos. Dentro de esto también se estaría reduciendo la edad para ser parte del Medicare a 60 años, así como recortes en los pagos de los medicamentos recetados y servicios de salud para los asegurados.

En el caso en que los demócratas no obtengan el Senado, la perspectiva es muy distinta, el paquete fiscal por el Covid-19 alcanzaría únicamente los $500 mil millones, y es de esperar que el resto del plan de Biden enfrente resistencia, ya que es poco probable que los senadores republicanos apoyen un paquete de infraestructura, incluso la mitad de lo propuesto durante los 4 años estipulados. No se ha logrado pasar leyes en este rubro debido a la resistencia del Senado, que argumento que mayores gastos deben ir de la mano de mayores ingresos tributarios y bloquean cualquier intento de revertir la ley tributaria del 2017.
En el caso de una victoria de Trump, este probablemente enfrentaría una situación similar si se dividiera el control del Congreso. Bajo un resultado electoral de statu quo, hay pocas razones para creer que la posición de los republicanos en el Senado cambiaría significativamente de su propuesta de $ 500 mil millones. Las medidas de alivio fiscal a corto plazo podrían ser ligeramente menores en este escenario, pero la probabilidad de otras medidas un poco más alta. Pero en cualquier escenario, esperaríamos que un Congreso dividido aprobara solo una fracción de la expansión fiscal que esperaríamos bajo una barrida demócrata.

Un Senado demócrata podría superponerse más con un presidente Trump en un segundo mandato en algunas políticas. En este escenario bastante improbable, esperaríamos que la Administración Trump y un Congreso Demócrata acuerden un paquete de estímulo de $ 1.5 a $ 2 billones, con una composición similar a las propuestas actuales.

En conclusión, es notable la diferencia en las políticas públicas cuando el Senado y la Presidencia son discordantes, tanto los diferentes planes como la magnitud de los mismos cambia. El mercado como ha venido reaccionando positivamente a mayores estímulos fiscales podría saltar más con una victoria demócrata en el Senado que con la presidencia por sí sola.

INFORMACIÓN LEGAL

El presente artículo de opinión no presta asesoramiento financiero personalizado. Ha sido elaborado con independencia de las circunstancias y objetivos financieros particulares de las personas que lo reciben. El inversor que tenga acceso al presente artículo de opinión debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstos no han sido tomados en cuenta para la elaboración del presente artículo de opinión, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario.

Ver más...

Compartir en:

Suscribirse

Registra tus datos y te mantendremos actualizado vía E-Mail.

He leído y acepto las condiciones legales


Solicitar asesoría personal